Con eso de que se está volviendo a poner de moda la tarugada de considerar traer la vacuna rusa #SputnikV a nuestro pobre paía, que ya tiene suficientes problemas con COVID, cortesía del subsecretario #Zipolite, ahí les va un 🧵 cortito al respecto.

(Podría temer por mi vida diciendo cosas que a Putin no le gusten pero si los mafiosos del #factordetransferencia nomás me han amenazado pero me han hecho nada, dudo que los rusos se molesten...)

A ver: a diferencia de las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y hasta CanSino, la #SputnikV no ha demostrado resultados ni siquiera de un estudio fase 2 decente: tienen una publicación en el Lancet (me imagino amenazaron a los pobres editores) pero está cuestionadísima.

Aquí el artículo, con resultados entre inventados y cuchareados. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31866-3/fulltext

Aquí una nota publicada en Nature sobre los serios cuestionamientos que la comunidad científica hizo sobre la vacuna #SputnikV, publicada la semana siguiente de que salió el artículo en Lancet
https://www.nature.com/articles/d41586-020-02619-4

Y aquí la nota de propio Lancet que acompañó a la publicación.
https://www.thelancet.com/journals/lanres/article/PIIS2213-2600(20)30402-1/fulltext
https://www.thelancet.com/pdfs/journals/lanres/PIIS2213-2600(20)30402-1.pdf

El último párrafo dice: “It is certainly not advisable for any vaccine to be used in an uncontrolled way before it has been through proper testing to determine whether the immune response it produces is actually protective, and there are no unexpected adverse events”.

Eso se dijo *en septiembre* y la #SputnikV sigue sin contar con pruebas apropiadas y suficientes para determinar si la respuesta inmune que provoca es protectora o no y la magnitud y prevalencia de los efectos adversos que causa.
FIN
(mic-drop)